Una de las construcciones historicas gloriosas de Estambul es la Cisterna Basílica, localizada cerca del suroeste de Ayasofya (Santa Sofía). Esta enorme cisterna, fue fundada por Justiniano I, un Bizantino.