La historia de Estambul se remonta al año 633 d.C cuando los dóricos colonizaron desde Megara encontrando una pequeña colonia comerciante aquí que sería conocida como Bizantina. Dos grandes limitaciones dictaron la localización de la antigua